lunes, septiembre 25, 2006

La Crónica: "Corrida de la desilusión"

Fue en la tarde de ayer, 24 de septiembre de 2006, festividad de Ntra. Sra. de la Merced cuando se celebró el último festejo taurino de la Monumental Plaza de Toros de Barcelona.

Los augurios vaticinaban el éxito, la gracia bajada del cielo y plasmada sobre el condal albero barcelonés. La entrada era más que esperanzadora para una afición más que proclive puesto que el cartel tenía todos los alicientes posibles: tres triunfadores en la Monumental en esta temporada 2006 y un ganado que en su palmarés alberga celebérrimas faenas como las de Curro Romero y Morante en Jerez o el maestro Manzanares en la pasada temporada en Algeciras.
Marcaban las seis en punto en el minutero de la plaza. Arrancó la música y con ella el despeje y el posterior paseíllo. El siempre veterano y maestro Luís Francisco Esplá vistiendo un terno en azul noche con pasamanería azul; José Antonio Morante Camacho "Morante de la Puebla" calzando un traje carmín y oro y el gladicantano revelación Alejandro Talavante un azul rey y oro.
Fue majestuoso el desfile de diestros y cuadrillas y como no, bien lo merecía la actuación, fueron invitados los tres espadas entre una tronitosa y cerrada ovación a saludar desde el tercio.
Saltó al ruedo el primero de los Núñez del Cuvillo reseñado para la tarde. "Elegante" de 555 kg. fue el que rompió plaza y en contra de su nombre de pila fue un astado falto de fuerzas y que acusó cierta mansedumbre, rajándose a los pocos muletazos.
Sin duda lo más lucido de este primero de la corrida fue los dos pares de banderillas que colocó Esplá en tablas y hacia dentro, reafirmando que su edad y sus lesiones recientes no hacen mella en su ilusión. Tampo melló la esperanza del respetable al ver la entrega del alicantino en la suerte de garapullos.
Anduvo muy dispuesto el torero con la franela, empezando su faena agarrado en las tablas y dándole pases por alto a un toro inservible, pero que no obstante el espada no dejó de venderle.
Estando ya entre rayas poco pudo hacer Esplá tras intentar recetar algunas tandas por ambos pitones. Cantó la gallina y casi canta Luis Francisco al ver los gañafones que le tiró el toro en mitad de los muletazos. Intentó nuevamente encandilar a la afición con vistosos adornos y peripecias varias hasta que un pinchazo en lo alto, media desprendida y un descabello hicieron que una ovación con invite a vuelta dieron por concluida la primera intervención del alicantino en la tarde de ayer.
Ya en el segundo de su lote, un toro que repuso mucho y llevó siempre la cara a media altura anduvo artístico con la capichuela y nuevamente salió a por todas. Tirando de repertorio por quites intentó arreglar el desastroso tercio de varas. Con los rehiletes volvió a deslumbrar Luís Francisco que sorprendió a la afición con un soberbio par por dentro que puso la plaza a revientacalderas invitándole a destocarse.
Con la pañosa volvió a estar muy en "Esplá" adornándose y recetando naturales sobre la mano derecha llevándolo siempre muy largo. Supo entender al toro que como sus hermanos de camada acusó una desmedida escasez de fuerza, mas esta se vio acrecentada tras el espaldarazo tras la salida del peto. Con la mano izquierda firmó grandes naturales que gustaron al público y que junto a sus florituras muleteriles y dos pinchazos sirvieron para que diese el diestro una vuelta al platillo.
La revelación de la temporada, Alejandro Talavante salió dispuesto en su lote firmando los mejores naturales de la tarde al son del pasodoble del maestro Teixidó "Amparito Roca".
Le aguantó mucho sobre el pitón derecho, pasándoselo siempre extremadamente cerca hasta que el toro se amorcilló. Por el pitón izquierdo intentó dejar algún pase pero la razón impedía acercarse por dicha asta puesto que cualquier intento por ahí suponía abrir una puerta, la de la enfermería. Con tres cuartos de la tizona y un descabello oyó el extremeño plamas en el primero de su lote, que de no haber sido por la falta de motor de la prenda que le tocó en suerte hubiera sido un apéndice casi seguro.
En el que cerró plaza, un cadáver andante como dicen los julistas, fue lo que tuvo que lidiar Talavante. Un toro empalagoso que llevaba el hocico por tierra pero siempre al paso, imposibilitando el ligazón durante la faena. Cándido el toro por su dulzura empalagosa en la embestida y por su desprocionada falta de fuerza hicieron que el impertérrito Talavante arriesgase como nunca, teniendo el toro mirándole la taleguilla y él dedicándole al respetable una tímida sonrisa. Al más puro estilo y fotocopiado estilo tomasista epilogó la faena con una tanda por giraldillas. En suerte contraria y tras un pinchazo, otro, otro y un descabello oyó una ovación de despedida tras oir antes dos avisos clarineros.
Morante de la Puebla fue breve. Muy breve. Puediendo resumir su actuación en la corrida que cerraba temporada en Barcelona con tres verónicas enjundiosas y una media.
Eso fue cuanto hizo en su primero, primero bis y el segundo que le cayó en suerte.
Pitos y bronca, respectivamente, para el sevillano en una tarde en la que el ángel no bajó del cielo para posarse en la bamba de su muleta y en las que las musas de su inspiración se quedaron jugando a la brisca en el zaguán del hotel.
Sin duda corrida de la desilusión por el desrazado juego de los toros y por la ausencia emocional, que no física (y sino que se lo pregunten a él) de Morante.
Dios quiera que el año que viene los cuatro indómitos chiquilicuatres de siempre que berreaban en los aledaños de la plaza no se salgan con la suya y podamos seguir gozando de la oportunidad de entrar a los toros, siempre que no sea con corridas como las de ayer.

viernes, septiembre 01, 2006

Toros en Tarragona para el 2007



Esta misma mañana las pagínas de Mundotoro.com, Burladero.es y la de la propia Plataforma en defensa de la Fiesta salía publicada la notícia del resultado de la entrevista entre Luis Corrales, Pte. de la Plataforma, y Joan Aregio, Pte. de de la Diputación Pronvicial de Tarragona. Fueron declaraciones del Sr. Aregio que para el 2007 habrá toros en Tarragona puesto que se están reformando ya corrales, jifería y los toriles. No obstante en noviembre del año pasado en la Monumental tarraconense y en el Diari de Tarragona, se informó a todo el público asistente y lectores que las obras de remodelación y mejora del coso de la calle Mallorca iniciarían en octubre del presente año y tendrían una duración de catorce meses.
¡Aun no siendo de números es fácil calcular que de octubre del 2006 hasta julio/agosto del 2007 trascurren más de 14 meses! Y por mucho que arreglen los elementos externos del ruedo como son corrales y demás, ¿dónde piensas lidiar los toros Aregio?¿En el portal de tu casa?
¡Dejémonos de sandeces y boberías todos sabemos claramente que a la Diputación le importa un comino la Plaza de Toros, y el único fin de las mejoras propuestas es poder hacer usufructo del recinto para fines no vinculados con la Fiesta de los toros. ¿O para qué quiere la plaza de toros unos camerinos?¿Para qué se pogan rimmel los areneros antes de salir a allanar el piso? ¿O sino dígame para qué quiere la Plaza siete puertas de acceso al ruedo?¿A caso las cuadrillas van de cincuenta en cincuenta? Sabemos que muchos picadores están pasados de romana pero tampoco es como para ponerles una puerta exclusivamente para ellos... ¡Por el amor de Dios! No se dan cuenta señores lectores que son paparruchas monumentales las que el Presidente de la Diputación afirma.
Acuérdese de paso Aregio de la promesa que hizo hace aproximadamente dos lustros su Excma. Diputación. Se prometió lavarle la cara a la Plaza, limpiar la obra vista, restaurar los tejadillos, las andanadas..¿Resultado? Ha pasado casi una década y la Plaza continúa cayéndose a trozos.
Y por último...¿cuándo han empezado esas supuestas reformas de los corrales, matadero y toriles? Por que cuando se inican las obras, la empresa constructora junto al promotor de la obra fija un panel de información sobre las mismas en la puerta del recinto a reformar, edificar, etc. Yo pasé la pasada semana por la mismísima puerta y no había nada de nada... Así que no dé largas afaroladas.

domingo, agosto 27, 2006

La Crónica: "Si hay quinto malo"

Se han lidiado esta tarde en la Monumental de Barcelona toros del hierro de "Guadalest" y uno, quinto bis, de Herederos de D. Ángel Sánchez, para los diestros Eduardo Dávila Miura (sangre de toro y oro), que se despedía de esta plaza, Salvador Vega (blanco y oro) e Iván García (azul noche y oro), triunfador de la tarde.

La tarde comenzó con una cerrada ovación del público barcelonés a los diestros actuantes que saludaron desde el tercio aunque más bien iba recibida al sevillano Dávila Miura.
Fue este quien rompió plaza con un toro que desde el principio salió distraido, sin humillar y con algo de brío en el galope. Unos ténues lances con el percal fue cuanto hizo el sobrino de los legendarios ganaderos.
Cumplió el toro en el caballo y en banderillas, pareciendo venirse arribaen este tercio pero todo quedó en agua de borrajas puesto que el diestro hispalense intentó recetar algunas series con la mano izquierda de más o menos largura que dejó indiferente a los tendidos. Otra tanda por la derecha sin tampoco calado en el respetable hizo que apremiara el matador, puesto que las caídas del morlaco cada vez eran más contínuas y podía acusar más problemas a la hora de matar en caso de continuar lidiando con él. Mató de media estocada que hizo que el público, compasivo, y turista en su mayoría, le dieran una ovación por su voluntad.
En el segundo de su lote, un castaño chorreado, bien presentado y que embistió a media altura durante toda la faena y de la cual se pueden destacar dos tandas por el derecho, pitón por el que quizás se dejó algo más y una por el izquierdo. La sosería del Gudalest hizo que no tomara vuelo la tanda por uno y otro pitón. Despachó Dávila Miura a este segundo de su lote con dos pinchazos y oyendo una leve petición, que él, muy generoso, tomó como vuelta al ruedo.
Llegó el turno de Salvador Vega, quien sorteó el peor lote de toda la corrida. Tuvo que enfrentarse un castaño cariavacado y manso de campeonato en primer lugar. Fue este segundo de la tarde un animal que repuso mucho y que no tuvo el menor recorrido en su envestida. Huyó del picador tras el primer encuentro saliendo cual potro desbocado por el ruedo. Tras ser puesto nuevamente en suert el varilarguero le clavó la puya hasta las cuerdas haciéndole la carioca para que no saliera crudo del equino. En el tercio de banderillas, el toro arrolló a los rehileteros que no tuvieron más remedio que cuartear clavando de uno en uno los garapullos.
Pero la muleta mandona y firme de Salvador Vega hizo que el toro rompiera la poca casta que tenía y consiguió dejar sublimes tandas tanto por el pitón derecho como por el izquierdo, siempre dándole tiempo al toro para que no terminara de venirse abajo. Hizo todo lo que pudo y el público acogió su técnica con gran cariño y más cuando deleitó a los tendidos con algunos derechzos con la mano muy baja y con pases de pecho con enjundia. Fue cuanto pudo sacarle a un toro que no valió un duro. Una estocada entera, pero desprendida, hizo que se vieran pañuelos por el coso barcelónes y que el Usía, hoy un tanto benévolo, le concediera un trofeo.
El segundo del lote de Salvador Vega fue un toro burraco, bien presentado y que salió muy fuerte del toril. Pero un par de caídas, traspiés antes de entrar al caballo hizo que la gente se exasperase y pidiera la devolución del cornúpeta. El Presidente lo devolvió y salió en su lugar un toro negro azabache, ensillado, muy astifino y que fue el garbanzo negro de la corrida. Un toro que llevaba más de mes y medio en los corrales de la plaza y que acusó tanto movimiento. Puesto que salía del engaño rebrincado, distraído y sin fijeza alguna. Pero lo que realmente trajo problemas a lo largo de su lidia fue su embestida siempre con la cara arriba. No humilló y eso trajo serios problemas, puesto que tras intentar robarle muletazos no tuvo más que dejarse de historias y dejar los estoques simulados por los de acero. Un macheteo de regusto muy torero fue lo único que se pudo ver de Vega en este segundo de su lote. Lo peor de la tarde fue su actuación con la tizona. El toro no humilló y no colaboró, cosa que le llevó a pinchar hasta en cuatro ocasiones más otros tantos descabellos. Esto, unido a los ocho intentos del cachetero para apuntillar al toro hicieron que el público le pitase tras la muerte del toro, los pitos también sonaron en el arrastre para el mal quinto de la tarde.
Sin duda la salvación vino de mano del novel matador Iván García, que cumplió sin más en el primer toro, recetando muletazos de calado en la gente y que conmocionó a un matrimonio francés con gritos de "¡Eso es torear!". Sin duda aún no han visto a su paisano Castella.
Estoqueó al morlaco con auténtica destreza y efectividad. Una oreja paseó al tercero de la tarde.
Pero el lío aún estaba por llegar. Saltó al ruedo el sexto, un toro entipado y de buenas hechuras.
Saludó el torero con verónicas a pies juntos desde el tercio y fue persiguiéndole hasta conseguir un buen manojo de lances que fueron el inicio de una buena faena a un gran toro.
El toro no se dejó picar, como toda la corrida, y se durmió en el segundo puyazo, pese a que el picador no empujaba con la vara si no que la mantenía levantada. En banderillas cumplió el astado y un inteligente planteamiento hizo que la faena tomase vuelo desde el primer doblón del trasteo. Varias series por ambos pitones y un surtido muleteril consoló al público tras la actuación de Vega con el inválido quinto. El toro fue extraordinario por ambos pitones cosa que hizo que algún aficionado llegara a pedir el indulto de la res, pero tampoco fue tan excelso como para que el Usía dejara ver la pañoleta naranja. La guinda de la gran faena vino con unas ajustadísimas giraldillas que hicieron vibrar a la gente por la proximidad del velámen del toro con el borado de la taleguilla. No remató como era debido la faena, puesto que dejó una estocada entera pero bastante caída, pero el público muy generoso pidió los dos trofeos que el señor presidente terminó concediendo, pero no entendemos porqué no sacó el de pañuelo azul para tan buen toro, sin duda alguna el toro de la corrida.

jueves, julio 20, 2006

A mis estimados detractores de la Fiesta

Estaba echándole un vistazo al fotoblog de un amigo ciudadrealeño y ví, asombrado, una montaje que había echo él, donde aparecía con un mantel dispuesto a darle una chicuelina por bajo a un toro cárdeno en la Plaza de Toros de las Ventas del Espíritu Santo de Madrid.

Gente que visitó el fotoblog y vio la foto le acusó de inculto, necio, retrógrado y algunos otros insultos que no menciono. Dichos señores o señoritos, o dicho de otra manera, tontos de los cojones, insultan, desprecian, descalifican, calumninan, degradan, blasfeman, vituperan contra la gente que humildemente hace suya la culutra española y con ella la pasión y el amor al toro bravo y su Fiesta.

A los detractores de la Fiesta Nacional (jódanse los antitaurinos, pero está reconocida como tal) decirles unas cuantas cosas...

En primer lugar, iletrados mayúsculos, que es lo que son, ignorantes de cáterdra y con menos luces que una patera, decir que se dejen de romanticismos rosseaunianos, aparten de sus huecas cabezas la idea de tener que reconocer una legislación o documento judicial que reconozca el Derecho Animal. ¿Y saben porqué, maricomplejines? Por una cosa muy simple. El Derecho va ligado estrechísimamente al deber. El derecho ampara a las personas en el caso de sufrir algún tipo de acoso o vejación y por ende tiene el deber de ser protegido de eso. ¿Pero a caso un animal tiene deberes? ¿Un animal, excluyendo al ser humano, puede a caso ser consiciente de sus actos? ¿Un león en plena selva es consciente que atenta contra la vida de otro animal por el simple hecho de matarlo para poder alimentarse? ¿A qué a nadie se le ocurriría leerle los derechos a ese león y sentarlo ante un Tribunal y condenarlo por asesinato con el agravante de alevosía? Por eso mismo, ustedes, patéticos rufianes pensadores de tres al cuarto, capullos soberbios, no tienen ni la menor idea de lo que están criticando.

En segundo lugar, estúpidos infelices, decirles que la existencia de bos taurus indicus, conocido vulgarmente como toro de lidia, se mantiene y perdura en la actualidad gracias a la existencia de un mercado y un mundo que gira y se mueve gracias a la magistral figura del toro bravo.

En tercer lugar, amargados comeflores, decirles que la calidad inofensiva en el toro bravo, es completamente NULA, repito y reitero, NULA. Y si no que se lo digan a los mayorales de las fincas que tratan a diario con los toros. Se pueden contar por decenas, los percances sufridos en dehesas y explotaciones agropecuarias a cusa de la agresividad innata del toro de lidia.

En cuarto lugar, y en lo que acontece a la lidia de un toro, decir lo siguiente, pazgüatos: Desde que el toro llega a los corrales de la plaza hasta su posterior lidia en el ruedo, los animales están vigilados las 24 horas del día para garantizar su óptimo estado de salud y la imposibilidad de manipulación, ya sea mediante ingesta de alimento y bebida o con la asistencia en muecos o demás cajones de curas (y quien quiera que asista a los corrales de una plaza de toros y lo compruebe por si mismo. En lo que acontece al enchiqueramiento y permanencia de los toros en los chiqueros, el animal no sufre ningún tipo de agresión, sea del tipo que sea. Y atendiendo a la lidia, el toro ignora el sufrimiento puesto que su calidad de bravo hace que no preste atención a ninguna de las actuaciones por parte de los diestros o cuadrillas actuantes, ya sea en el tercio de varas, banderillas o en la suerte suprema.

Y por último, decirles mezquinos, incultos y repugnantes (adjetivos visibles en una pancarta de un grupo ecologsita ante la plaza de toros de Alicante), seres viles y zafios, indoctos y decadentes, amorales y repulsivos que la Fiesta Nacional o Fiesta de los Toros ha perdurado desde tiempos inmemoriales teniendo sus inicios allá por la era paleolítica (léanse el Cossío) y veamos que ha permanecido más a lo largo de la Historia si cuatro mocas cojoneras o la afición inquebrantable de los toros.

¡Ahora vas y lo cascas!

(Esto va por la agresión verbal (verborrea) padecida por un acérrimo defensor del mundo de los toros y por la Fiesta en general)

miércoles, julio 12, 2006

Morante en Barcelona

Hace dos semanas ya se comentaba la posibilidad de que un torero de pies a cabeza, tanto dentro como fuera del ruedo actuase en solitario en la plaza de toros Monumental de Barcelona.
En una tertulia taurina, organizada por la Plataforma en defensa de la Fiesta, que se celebró en el hotel Vincci Martítimo de Barcelona, el Sr. Luis Alcántara dejó caer como quien no quiere la cosa el inicio de las conversaciones entre la empresa Balañá y José Luis Peralta, apoderado del diestro sevillano, y la posibilidad de que se consumasen las negociaciones pudiendo disfrutar del toreo puro y enrazado.
Esta semana en la revista 6TOROS6 ya se hacía eco del inicio de las negociaciones y se adelantaba asegurando que torero de la Puebla del Río actuaría en solitario en el día de la Virgen de la Merced, patrona de la Ciudad Condal. Pero lo que no hacía mención alguna es a los toros que tendrán que saltar al ruedo, suponemos que serán de distintas ganaderías, como viene siendo habitual en este tipo de eventos.
Hasta aquí la parte informativa...La opinión viene ahora. Desde nuestra modesta opinión creemos que la voluntad de que José Antonio Morante Camacho "Morante de la Puebla" decida estoquear seis toros en solitario en el coso de la Calle Marina es poco menos que un acto mirífero digno de encomio y respeto. No sólo por la predisposición de encerrarse y matar seis toros de una sentada, con el desgaste físico y psicologíco que eso conlleva, acto que desde aquí ensalzamos y aplaudimos, sino por la decisión y el arrojo de que un figura del toreo, hito ya de la tauromaquia del siglo XXI, decida reivindicar el derecho del pueblo barcelonés y catalán a poder disfrutar de una fiesta tan ancestral y culta, como en su día dijeron los Maestros Ortega y Lorca, y que por mucho que los antitaurinos abolicionistas, antidemócratas, comeflores y demás adejetivos que no se me ocurren para definir a esta caterva de impresentables (he aquí otro adejtivo que les viene que ni pintado) quieren erradicar de la cultura catalana y por ende, española.
No sólo digno de encomio sino también digno de las dos orejas, y el rabo (ya puestos...) es la voluntad de torear la ya comentada corrida en solitario del de la Puebla, sino también la de Don Pedro Balañá que intenta con unos carteles, algunos más conseguidos y rematados que otros, llenar esa joya modernista que es la Monumental barcelonesa tarde tras tarde.
Así que sepan ustedes, señores lectores, que desde aquí damos el soporte incondicional a la empresa y al matador para que en esa tarde el triunfo de la tauromaquia sea rotundo y podamos gozar y ver el genuino repertorio torero de Morante de la Puebla.
Por último decirles que en www.juventudtaurina.com podrán disfrutar las personas entre 14 y 30 años de multitudinarias ofertas para poder entrar a los toros por un precio muchísimo menor al del papel de la taquilla. Sólo por querer colaborar con la Fiesta.

jueves, junio 01, 2006

Motivos para el "López-chavismo" (I y II)


(I PARTE) Como saben ustedes mi alma torerista está entregada y servida ante las manoletinas de Ponce, maestro entre maestros, Morante de la Puebla, artista entre los artistas y Manzanares, torero entre los nuevos toreros. Pero hoy, en la vigésima del abono isidril, he visto nacer del campo charro un torero de personalidad infinita, de corte sublime, gustándose en todo momento y algo desatinado con la tizona, pero no por ello un auténtico torero. Vistiendo un torerísimo traje en verde botella y oro, que siendo calzado por ese salmantino hizo que la tarde tuviera un sabor digno de su atuendo, de esperanza.Supo recetar buenas tandas con la zurda, supo entender a sus dos oponentes y estar por encima de ellos en todo momento, ganándoles la batalla magistralmente. Manejó tanto el percal como la franela con auténtica serenidad, incluso fue digna su dirección de la lidia de ambos toros, puesto que fueron atinadas y consecuentes con las posibilidades de cada astado. El mal uso de las espadas le privó de un apéndice que le hubiera servido para dejar en el paladar de los madrileños un regusto exquisito para el próximo encuentro venteño en esta semana.Yo sólo les digo que si este chaval, Domingo López Chaves, apunta sensacionales maneras, apunta a ser grande en el toro, sólo si mejora el acero, claro está. Pero de todas formas desde hoy, yo tengo motivos para el "lópez-chavismo".

(II PARTE) Hoy en la seguna intervención del salmantino en el ruedo venteño, ante ejemplares de Don Adolfo Martín Andrés, hemos visto pinceladas de esa entrega tan mágica y esplendorosa que tiene ese torero en su sangre. Hemos visto como ha cuajado a un complicado tercero que se le reponía y le buscaba en todo momento. Supo recetarle tandas soberbias por ambas manos y no pudo completar su actuación por culpa del acero. No supo ver la muerte y perdió las orejas por culpa de la tizona.En el sexto poco hubo que hacer... un ejemplar que daba pavor. Unas astas que tal y como dijo Molés "sirven como tendederos para cuatro familias". Unos asombrosísimos pitones y un brusco comportamiento que fue suavizándose paulatinamente. Cumplió excasamente en varas, díficil en banderillas (típico de los Santa Coloma) y en la muleta fue templándose gracias a la franela y téncica de López Chaves que regaló al respetable grandes tandas. Nuevamente la espada le privó de los apéndices que le hubieran servido para dejar una mayor sensación en el periplo isdril que apunto está de concluir. Pero supo ver el respetable la dificultad de entrar a matar a ese pavo y le reconoció su labor con una merecidísima ovación.Un torero salmantino, de gran plante, con torería, pinchauvas (nada que no pueda solucionarse) y se llama López Chaves. No le quiten la vista de encima que este hombre promete. Y sino...al tiempo.

jueves, mayo 25, 2006

Bon voyage


Este artículo no lo dirijo a todos los lectores que puedan visitar este blog, sino que se lo dedico a esa gente que en su día fueron mis compañeros de clase y que ahora, muchos de ellos, son amigos míos.

Recordarán estas personillas que a menos de una semana está ese día, 31 de mayo, que conmemora el tercer aniversario de nuestro viaje procesional, y más que fugaz, a Italia. Cinco días en los que recorrimos Niza (Le France), Pisa, Firenze, Montecatini, Ferrara, Lido di Jesolo, Venezia y muchos otros lugares de esa hermosísima zona de Italia que es la Toscana. Fueron cinco días en los que todo, absolutamente todo, es digno de ser recordado per saecula saecolorum, puesto que fue la última hazaña que vivimos los estudiantes de cuarto de ESO de la Quinta del 88.
Risas, chistes, música (Paquito el Chocolatero incluido, como no) y demás contratiempos que hicieron única e irrepetible a aquella noche nizarda. Y me permito la licencia de recomendar a todo el mundo que por favor visiten la famosa Torre de Niza (increíble y asombrosísimo descubrimiento de algún espécimen cuyo nombre desconozco y prefiero desconocerlo puesto que es deleznable esta incultura...).
El cachondeo y el espectáculo se hicieron presentes en Montecatini, en la segunda noche. Un aguacero por las calles de ese pueblo no disiparon nuestras ganas de pasarlo bien y al más puro estilo quijotesco, con Sancho Panza incluido (Véase Enrique Murillo Calderón), irrumpimos cual panda de niñatas en un concierto de Bisbal por las calles buscando un bar de copas donde echar unas risas y darle al alpiste. La negativa de cierto monje franciscano en misión de paz (Jaume Giménez) a decirnos donde estaba el único y triste local de fiesta de aquel pueblucho triste y vacío hizo que tuviéramos que deambular por las calles, hechas canales, de Montecattini. Mojándonos, sin paraguas, aguantando a las pazguatas de las DAVETALI (ahora DATALI, jajajajaja), que eso es poco menos que un martirio, conseguimos llegar al pub, único pub, insisto del lugar.
Unos zumos de cebada (que fino...xD) amenizaron la noche... algunos, muy machotes como nuestro queridísimo y entrañable “Suspu” (patrocinador oficial de Embutidos Hnos. Canillo S.A) que con una sola consumición entró en una graciosa (¿o era patética?) y sutil enajenación del ánimo (Cf. Embriaguez). Aprovechando esto, recordar a Don Oscar Sanguino que el importe de la cerveza me la sigue debiendo, así que no estaría de más la devolución del importe o al menos un invite a una copichuela en días venideros...
Llegó la hora de irse a dormir, el toque de queda estaba declarado. Nosotros no conformes con acostarnos a esas tempranísimas horas (2 de la madrugada) decidimos, más anchos que largos, improvisar una timba en una de las habitaciones. El problema vino bajando unas escaleras...un ogro feroz, de unos 600 kg. (casi parecía un Miura), gritando y saltando como una auténtica bestia poseída empezó a gritar y a perseguirnos...Un avispado Tomás de Jesús con sus indicaciones nos ayudó a aterrizar correctamente sobre el suelo...pegando un sublime planchazo contra el piso, mientras que otros con más fortuna cayeron sobre la cama, aunque de rebote se fueron al suelo....
El contubernio no pudo llevarse a cabo y Fray Jaume junto a Marchante fueron recluyendo a los alumnos en sus respectivos zulos, dichosa la gracia de mi reclusión... ya saben usías con quien compartía habitación, que no lecho, que conste.
Al día siguiente nos esperaba Firenze, una visita faraónica a una ciudad colosal. Por no extenderme demasiado decirles que lo más destacado del día fue a mi costa, un ladrón restaurador quiso timarme, a mí un Maestro del Cálculo Mental y Prodigio Mundial de la Aritmética a la hora de echar las cuentas de la comida, un 'jodío' florentino quiso estafarme y lo más patético, terminó consumando la tangana. ¡Qué vergüenza!
El viaje a Venezia (está escrito en su idioma natal, no es que yo no sepa las normas ortográficas) fue más sonado, tuvimos hasta el recibimiento de los Carabinieri (Polícia Nacional italiana) tras la delicada caricia con un puntapié de Antonio Cortés a un rollizo y cebado palomo. La persecución a una chavala extranjera por parte de algunos viciosillos... y otros acontecimientos hicieron del día una auténtica maravilla. Sin duda alguna, un éxito.
La noche en Lido di Jesolo, donde nos hospedamos cuando fuimos a Venezia, fue sonada también. Asalto a una cervecería con hurto de vasos y carreras. Acalorada discusión, por mi parte, con una "facinerosa, rubia, guarra, asquerosa..." de unos recreativos. Improvisada suerte de banderillas en medio de las calles solitarias, y como no baile internacional del himno fiestero por antonomasia: "Paquito el Chocolatero".
Finalmente una laaaaaaaaaaaaaaaaaaarga travesía náutica (17 horas) con una improvisada cena de Mc Donal's a bordo, un guateque prolongado hasta las 7 de la mañana, "corrida de toros" en la borda, fiesta y música en la disco del barco, y un resacón de tres días por la mar....hizo que nuestro viaje diera por concluido. En el puerto de Barcelona, lo que iba a ser una foto de dos (Oscar y David, es decir, yo) terminó siendo la foto de grupo. Los cánticos populares, la exaltación de la amistad, los bailes regionales (consecuencias propias del estado de embriaguez), se hicieron presentes sin el más mínimo ápice de alcohol en nuestro cuerpo en aquel autobús que nos había llevado por toda Italia. Al llegar, besos y despedidas. Terminó el viaje y con él, el artículo.

Dios quiera que quienes seguimos en contacto lo sigamos siempre y que nuestra amistad no se vea interrumpida jamás. Y a quienes ya no veo asiduamente, para suerte o por desgracia suya y mía, desearles que recuerden ese viaje que ha marcado el pasado, marca el presente y siempre marcará nuestro futuro. ¡Va por ustedes!